V Duatló de Girona

Todo salió lo mejor que me podía salir para las pocas semanas que llevo con entrenos regulares. Disfruté muchísimo la prueba y rendí a un nivel que no me esperaba, aunque los circuitos no se adaptaban a mis características. Mi truco cuando no voy a poder ser competitivo: tomarme como entrenamientos de calidad las competiciones, para ir haciendo cada vez más fuertes mis puntos débiles y diagnosticar carencias. De momento el desnivel en bici y los circuitos exigentes a pie me perjudican.

Este vez sí que me sentí en carrera y disfruté cada metro del duatlón. Las malas sensaciones del duatlón de Cerdanyola ya son historia -y espero que no se vuelvan a repetir-.

Empieza la prueba. Con el calentón de la salida, empecé corriendo a 3:40 min/km, con el objetivo de que me saliera justo por debajo de 4:00min/km los primeros 5K sin ir llegar muy cansado. Pero a partir del KM3 empecé a notar demasiada fatiga en las piernas, y luché por no perder muchos segundos con Salva, por si podía empezar la bici con él. Pero no pudo ser, entré a box 12 segundos más tarde que él, y fue brecha suficiente para no poder darle caza en bici antes de empezar a subir...

La bici era un circuito espectacular, daban ganas de volver a hacerlo con más calma al acabar la competición. No eran desniveles muy pronunciados ni prolongados, pero te obligaban a exprimirte bastante si no querías perder todo el ritmo de carrera. Las bajadas eran muy agradables, sin curvas extremadamente peligrosas. Y el llano del principio y del final perfectos para buscar grupo y hacer un poco de estrategia.

En la bici lo di todo, como si no tuviera que ponerme a correr 2,5K al dejarla. Preferí hacerlo así porque tampoco sabía "lo que tenía" en las piernas ni lo que me quedaba  por subir antes de acabar el circuito. Noté que me falta fuerza en las subidas, no me noto potente ni a gusto subiendo. Gente con bastante más peso que yo me adelantaba en las subidas. Es una cosa que quiero mejorar y en la que me voy a centrar primavera: ser mejor escalador. Tan solo hace un año que voy en bici de carretera, y todavía no me he sentido "fuerte" subiendo. Sin embargo, en llano -con drafting, dando relevos- me noto bastante cómodo, y en bajada igual, no veo que vaya más lento que mis rivales directos, y lo disfruto mucho. La Mussara Gran Fondo 133K y Alpe D'Huez Triathlon CD me esperan en pocos meses...más me vale amortizar el rodillo y empezar a entrenar en serio puertos con bici, no solo salir a rodar y pasear con los del club...

Los últimos 2,5K fueron mejor de lo esperado, los acabé en 10:17. Al empezar a correr, y durante los 10 minutos siguientes las piernas estaban cansadas, pero la fatiga no iba incrementando con el paso de los metros. Así que pude mantener un ritmo ligeramente por encima de 4:00min/km pero con cautela de no ir más rápido de ese ritmo por si de repente las piernas decían basta y tenía que bajar el ritmo...

A falta de 75m para el final, mi entrenador, Fran.E -que se marcó un carrerón- me dió los ánimos necesarios para pegar un apretoncillo, subirme las gafas de sol a la cabeza y cruzar el arco de meta con una sonrisa; satisfecho del duatlón que me había salido y de cuanto y como lo había disfrutado.

Hizo un día espectacular, y un calorcito de primavera. Al acabar comimos por el centro de Girona e hicimos el turista con las bicis de carretera por las calles adoquinadas del casco histórico. Acabé con la misma conclusión de siempre que visito la ciudad: Girona, enamora.






Entradas populares de este blog

Temporada 2017

¡Empezamos!